Fotos

El origen de la grafología se pierde en la noche de los tiempos. Cuatro siglos antes de Cristo,  los chinos establecieron leyes para su caligrafía, lo cual puede considerarse el inicio de la grafología (según M. Menasse Cremers, fundadora del instituto de investigación chino-europeo en Bruselas). En Europa, la primera observación auténticamente grafológica procede de Juan de Dios Huarte (1529-1588), médico y psicólogo español nacido en Navarra. Durante muchos años se creyó erróneamente que la primera publicación (1622) fue la de Camilo Baldo, profesor de filosofía en la Universidad de Bolonia. Ahora sabemos que la primera publicación grafológica conocida fue la de Prosper Aldorisio, quien escribió su Idengraphicus Nuntius en 1611. En Cataluña, el primer autor fue Frederic Miracle i Carbonell, quien publicó Manual de Revisión de Firmas (1884), Napoleón I y su escritura (1886), El crimen de la calle Moncada (1887) y El Falsificador de Firmas y Documentos (1889).

Finalmente, podemos convenir en que “La grafología es la ciencia experimental que, a partir de la expresión gráfica natural del que escribe, revela la personalidad psicofísica con los componentes intelectivos, tendencias temperamentales, aptitudes profesionales, constitución somática y predisposiciones morbosas, congénitas y activas” (Torbidoni y Zanin, Grafología).

En la muestra se exponen la firma y el estudio de Pau Casals, Salvador Espriu,  Cervantes, Calderón de la Barca, Lutero, Van Gogh, Mme. Curie, Joan Miró,  Napoleón, Montesquieu, Henry Ford, Gerónimo, Marilyn Monroe, Hitler, Einstein, Walt Disney, Jung, Hemingway, Fidel Castro, Bertrand Russell, Pierre Elliot Trudeau, Jackeline Kennedy, Pablo Neruda, Margaret Thatcher, John Kennedy,  Abat Escarré, Picasso y Salvador Dalí.

Gabinete Pericial

Exposición grafología de la firma